Ganadora del Ssaf Desafío Mujeres: Marisel Mateluna
12 marzo, 2019
Ana Araneda: Trabajando en el tratamiento de aguas residuales.
12 marzo, 2019

Astrid Gudenschwager: En busca de la prevención del cáncer de mama.

        “Lo fundamental en todo esto de emprender es tenerla clara, si tienes la idea no la pienses mucho, ya que siempre habrá excusas para no seguir adelante, por lo que hay que atreverse, llenar el formulario y hacer click en enviar”

 

Para Astrid Gudenschwager Bennett, una de las seis ganadoras de Level Up mujeres, coincidencias de la vida le fueron ayudando a encontrar el camino hacia el emprendimiento. Estudió Biología en la Universidad de Concepción, y estuvo trabajando varios años en el Centro Eula perteneciente a su misma casa de estudios. Desde sus inicios laborales siempre le había dado vueltas en la cabeza la idea de encontrar una manera de independizarse, no sólo para encontrar estabilidad a nivel económico, si no que también para poder repartir de mejor manera los tiempos con su familia.

Tenía intenciones de hacer un post grado en Estados Unidos, pero un accidente le hizo desistir de aquella opción, por lo que  sin rendirse a seguir avanzando decidió realizar un doctorado en la Facultad de Farmacia. Durante ese periodo comenzó trabajar en el área de ingredientes funcionales, que son compuestos naturales poseedores de propiedades beneficiosas para la salud, por lo que  poco a poco fue familiarizándose con ellos.  Durante todo ese tiempo nada le fue fácil, al contrario, se encontraba con una carga emocional muy alta debido a los problemas económicos que como familia estaban enfrentando. “Me encontraba con una tesis doctoral a cuestas, sin beca y mi pareja bioquímico de profesión, también terminando sus estudios,  estaba poco menos y al borde del colapso”. Pero la vida le seguía regalando posibilidades y una noche de desvelo, mientras navegaba en las redes sociales,  encontró la inspiración, nada más y nada menos que en un musgo, el Sphagnum Magellanicum.

Al estudiarlo bibliográficamente se dio cuenta que tenía bastantes propiedades  beneficiosas para la salud, y de ahí surgió la idea de crear un nutracéutico, un medicamento hecho a base de compuestos naturales, que en este caso está enfocado a prevenir el cáncer de mama o complementar los tratamientos químicos para el cáncer mamario de origen hormonal. Astrid indica que “al ser un medicamento de compuestos naturales, es amable con el cuerpo y  su acción es reversible, ya que muchas veces los fármacos sintetizados, al consumirlos pueden destruir ciertas células, además que se prescriben para ser consumidos a larga data, algunos de por vida, en cambio el medicamento en base al Sphagnum Magellanicum cumple su cometido y si se deja de tomar deja de cumplir su acción, por lo que el organismo no sufre efectos secundarios”.

Todo este trabajo de investigación ahora cobra mayor potencia gracias a los fondos que le entrega Ssaf desafío mujeres de Corfo, por lo que actualmente está trabajando  para poder validar el fármaco y así poder desarrollar el producto que ayudaría a muchas mujeres que padecen esta enfermedad. Astrid nos explica que “es maravilloso poder contar con esta ayuda, ya que es un reconocimiento al esfuerzo, no sólo mío, si no de todo el equipo de trabajo. Es complicado ganarse un fondo, ya es difícil llenar el formulario, además que la competencia es fuerte, y normalmente participan muchas personas con emprendimientos bien interesantes.  Se suma a esto que el proceso es como una montaña rusa, a veces vas pasando etapas, en otras quedas fuera y todo el esfuerzo y el trasnoche quedan ahí en nada, por lo que se debe tener mucha resistencia a la frustración, pero no hay que rendirse, si la tienes clara hay que seguir adelante”

Por ello Astrid, antes de llegar al desafío Level Up, participó de varios cursos para emprendedoras, entre ellos la Academia Ada de Girls in Tech Chile, donde aprendió a desarrollar un modelo de negocios acorde a su proyecto y efectivo para seguir avanzando hacia el éxito. “Además este tipo de actividades te ayuda a conocer gente, se crean redes de contacto y se intercambian ideas con otras emprendedoras y lo bueno que entre todas nos ayudamos”.

“El camino para emprender no es fácil, así como tampoco lo es estudiar una carrera de ciencias, ya que al ser mujer te encasillan y te ponen obstáculos, quienes al contrario deberían entregarte el apoyo, te cierran puertas.  Pero a pesar de las adversidades eso te va formando el carácter, ya que yo muchas veces pensé en buscar un trabajo estable, pero preferí seguir mi sueño y para mi suerte tengo el apoyo incondicional de mi familia, que es fundamental para seguir en esto”

Actualmente Astrid cuenta con el respaldo de Incuba UdeC, “al ganarse los fondos hay que saber cómo usarlos,  la orientación que nos entregan es fundamental, además de ello nos facilitan un espacio físico para poder desarrollar nuestros emprendimientos,  realizar reuniones de negocio y nos otorgan las herramientas administrativas, de marketing y legales para que el emprendimiento siga creciendo”. Y en eso está enfocada actualmente, en trabajar arduamente para que el nurtaceutico entregue los resultados esperados, para poder luego seguir avanzando al siguiente paso. “Es un proceso largo, pero vale la pena recorrerlo”.

 

 

 

 

Share This